domingo, 28 de noviembre de 2010

Dichos cordobeses y de paso tomamos unos mates.

Frases que rondaron por la mesa de un taller literario al cual asistí durante los años 2007 y 2008, lugar apto para dejar crecer los buenos sentimientos, que dejó valiosos recuerdos.

La mayoría, son seguramente de Cristina Loza, la conductora del taller, que es una mujer con mucha agilidad para el lenguaje. Otros son de algún compañero. Todos seguramente son más viejos que el mundo… (los dichos , eh?)

Pena compartida es media pena.  Cholo.

El arte es reencuentro con uno mismo.

En el juego se ven las personas.

No quiera ponerle pantuflas al perro…


Más cerca del arpa que del piano.

¡¡Todos los ómnibus te dejan en tu casa!!

La ilusión es el motor del alma.

Las casas grandes son agobiantes para quiénes son pocos. Se dispersan las energías.

El hombre es como el oso; cuanto más feo, peor para él. Ebe

En la vejez, al hombre lo único que se le sube son las encías.

No es bella quién quiere sino quien puede.

El que tiene, retiene, y guarda para la vejez.

A mayor seguridad del observador, menos importancia del aspecto del observado. Guille

Lo que no mata, fortalece.

El disfraz de San Jacinto, nada más que un cinto.

El humor vuelve más soportable la idea de la muerte.

No ve ni un gaucho con espuelas de plata. Guille

La medida más antigua de la humanidad es el ma’ si.


A veces la familia pesa como un collar de sandías.

Cuando el animal se cruza es porque el alambre está caído.

Los culpables de tiempo completo son el plato favorito  de los irresponsables.

En la vida hay que andar con orejas de hule y cuerpo de pato.


Acomodarse a lo que te falta, acostumbrarte a lo que te falta, es una manera de no vivir. Guille

Cuando uno se va para huir del problema, lo primero que entra en la maleta  es el problema. Cristina?

Estamos muy pendientes de la mirada del otro

Para la gripe…sudor de cuerpo presente.

Cuando no te importa, llega la libertad.



Todo hombre necesita un castillo donde volver, donde sacarse la armadura, donde ser admirado.

El hombre quiere ser el primero de una relación, la mujer quiere ser la última. Cris

Muchas batallas y ninguna nochebuena.

Yo tiro la cuerda…no soy la cuerda.

Si le queda grande, mídaselo de nuevo.

No importa lo delirante que sea una historia, al ser bien contada, se vuelve creíble.

 Plano“alpargata” el que se hace en el piso, caminando.

Un apodo: “bragueta salvaje”

Cómo pedir limosna: ¿No tiene un peso que le estorbe?

Somos como las cascadas, necesitamos las piedras para ser maravillosos.

Dios nace cuando muere el primer individuo de la tierra.

Oiga, usted lee más rápido de lo que yo escribo.

La soledad es como un poncho mojado.



 Y para finalizar los especiales


Más hablador que un perdido encontrado. Dicho cordobés

Hay una vieja que quiere vivir cien años, para vivir haciendo daño. (un mozo de restaurante de Bo. Gral. Paz.)





3 comentarios:

Marta Alicia Pereyra Buffaz dijo...

Algunos son interesantes. Otros, conocidos.

DeaBea dijo...

Sí viejos viejos....como la vida misma.

Susana dijo...

Lindos Bea!!!! yo también guardo algunos del Taller con Cristina. Me gustan por sincréticos.